Ignacio de Miguel
Ignacio de Miguel
Soluciones para los problemas en los negocios
Soluciones para los problemas en los negocios 2
/

Mi idea era hacer un mínimo de 8 contenidos, y de hecho tengo una estructura de 10 contenidos sobre la resolución de problemas y problemas complejos.  

Pero resulta que me voy de vacaciones, y la conciliación familiar es un problema muy simple: ¿A qué le das prioridad? Yo se la doy, no a irme de vacaciones, sino a estar con mi familia, así que os dejo hasta septiembre. 

Más de uno estará pensando “será tu prioridad si te lo puedes permitir”. Tal vez sea un problema más complejo de lo que parece inicialmente, sin embargo, escudarse en eso no puede ser el principio. 

Primer paso: querer conciliar de verdad. Luego ya veremos qué tenemos que hacer en cada caso para poder cumplir con ese compromiso abrazado de manera voluntaria. 

Pero me estoy desviando del tema, salvo porque esta reflexión refrenda mi postura del contenido anterior: hay que ir a buscar las causas reales y primigenias de los problemas y no quedarse con las consecuencias, o no podremos resolver los problemas. 

Antes de dejar aquí esta serie sobre la resolución de problemas en los negocios voy a darle un pequeño cierre. 

Algunos de los temas que debería tratar para encarar la resolución de problemas son los equipos multidisciplinares, dirección de equipos y liderazgo, la incertidumbre del futuro, y cómo diseñar una estrategia de resolución de problemas.  

Aquí es donde entra Giorgio Nardone, y su “Problem Solving Estratégico”, un libro en el que plantea de manera simplificada una forma estratégica de encarar la resolución de problemas. 

No se trata de un libro panacea, y creo que tan sólo es el principio del pensamiento estratégico para la resolución de problemas. 

No me refiero sólo a problemas complejos, sino a todo tipo de problemas. Creo que en realidad no debe haber diferencia a la hora de encarar o buscar una solución a un problema. Con la única salvedad de que si existe una receta para un problema específico, conocido y repetido, pues la resolución es más sencilla desde el punto de vista de la famosa consultoría. 

Si te interesa el tema y tienes tiempo te sugiero que te leas ese libro de Nardone (tiene otros muchos interesantes). Pero si no tienes tiempo ni tampoco quieres profundizar demasiado ahora mismo, te propongo otra forma de empezar a pensar en cómo resolver un problema (en general). 

Creo que la base de toda solución es conocer a fondo el problema de verdad, sus orígenes, sus implicaciones y los diferentes tipos de personas afectadas. 

Para esto hay una fórmula que viene muy bien, y es la fórmula periodística de toda la vida. La que se enseña (¿se enseñaba?) en la Facultad de Periodismo: Una noticia debe responder siempre a todas las siguientes preguntas: Qué, cómo, quién, cuándo, dónde, y complementariamente, por qué. 

Las respuestas no son casi nunca obvias ni siempre accesibles. Pero si eres capaz de responder de manera completa a todas ellas, seguro que sólo por eso ya vislumbras cómo se puede resolver el problema, o al menos lo que debes hacer a continuación para saber cómo resolver el problema. 

Según el problem solving estratégico de Nardone, que se puede aplicar a todo tipo de problemas, primero hay que definir bien el problema. 

Eso es lo que hacemos al respondernos a las preguntas del periodismo clásico. 

El siguiente paso antes de buscar una solución es definir un objetivo, lo que vamos a considerar como éxito resultado de la solución aplicada. 

Una vez más puede parecer obvio, pero no lo es tanto. ¿Qué objetivo u objetivos concretos queremos conseguir? ¿A qué punto queremos llegar? 

A partir de aquí Nardone plantea algunas opciones para seguir avanzando. 

Como mi intención no es parafrasear a este señor, si te interesa todo esto te recomiendo que te compres el libro porque es ligero y breve. 

A partir de este momento busca la mejor forma de afrontar el problema teniendo en cuenta algunas de las cosas que he comentado en estos contenidos: 

  • Ser creativo con las propuestas y no limitarse al pensamiento convencional ni a lo que se hace normalmente. 
  • Tener muy en cuenta lo que sienten las personas afectadas (empatía). Consensuar con las personas afectadas los pasos que se van dando. Nunca hagas nada sin contar con la aprobación o más bien con la connivencia de los afectados. 
  • La resolución por pasos intermedios o por hitos. 

Por el momento dejo aquí esta serie de contenidos sobre resolución de problemas en los negocios. 

Espero que no estés totalmente de acuerdo conmigo y que me lo hagas saber. 

Hasta pronto. 

Ignacio de Miguel 

ignaciodemiguel.es